Por esto la Revista Fucsia.com quiere destacar cada semana una hortaliza o una fruta. Contándoles los beneficios de consumirla, sus propiedades y una receta para optimizar su consumo. Hoy
el turno es para el durazno.



El durazno, se considera originario de Asía. Hace parte de la familia de las Rosáceas. Crece en zonas templadas. No es una planta de larga vida.



Tiene provitamina A (beta-caroteno), vitamina B, vitamina C, vitamina E, potasio, magnesio y fibra vegetal. Cada uno de estos compuestos ayuda al cuerpo a mantenerse sano: tener una
digestión adecuada, cuidar la piel, subir las defensas y mantener en forma el sistema cardiaco.



Esta fruta es un antioxidantes lo cual impide el deterioro de las arterias evitando de esta manera la arteriosclerosis. De igual forma las vitaminas del complejo B que hacen parte de los
componentes de esta fruta son importantes para regular y mantener en buen estado el proceso que da como resultado las contracciones musculares del corazón.



Por último es clave saber que puede ser consumida si se están en un régimen dietario ya que es baja en calorías totales. Evidentemente es recomendada cuando se consume
en su estado natural ya que al pasarla a dulce o a conserva sus porcentajes de calorías y nutrientes varían.



Esta es la información nutricional de un durazno de tamaño mediano en su estado natural:



Calorías: 40

Grasa: 1g

Sodio: 10 mg

Carbohidratos: 10 g

Fibra: 2 g

Azúcares: 9 g

Proteínas: 1 g



Smootie de durazno, más nutrientes en un solo vaso.



Este licuado ayuda a eliminar toxinas. Es astringente, hidratante, antioxidante ayudando de esta manera a mejorar la circulación.



Ingredientes:



* 2 duraznos

* 1 vaso de leche descremada

* ½ cucharita de esencia de vainilla

* 6 almendras

* 1 cucharita de miel de abeja



Procedimiento:



1.- Parte los duraznos y ponlos en tu licuadora, junto con los demás ingredientes.

2.- Lícualos y cuélalo.

3.- Sirve frío.