La publicidad de alcohol en televisión 'empuja' a los jóvenes a beber

 

Cuantos más ‘spots’ se visualizan, más cantidad se ingiere y de forma más frecuente.

Busca directamente a los jóvenes y los encuentra. Los fabricantes de alcohol no están tirando el dinero cuando se anuncian en los medios de comunicación. Un nuevo
trabajo constata que la publicidad de espirituosos empuja a los más jóvenes al consumo, incluso lo eleva, aunque supuestamente no esté dirigida a ellos. En parte,
porque la receta del ‘éxito’ de sus anuncios reside en la identificación de su ingesta con diversión, evasión, posibilidad de relaciones y sexo,
éxito, celebraciones, fiestas…

Lesley Smith y David Foxcroft, de la Universidad Brookes de Oxford (Reino Unido), son los autores de la nueva investigación en el último número de ‘BMC Public
Health’ en la que se recuerda “que la influencia del marketing del alcohol y su publicidad en el comportamiento de consumo de los más jóvenes sigue siendo una
cuestión de debate”. Pese a que, insisten, “existen numerosos trabajos que han constatado esta asociación”.

Los doctores Montes-Santiago, Álvarez Muñiz y Baz Lomba, del servicio de Medicina Interna del Complejo Hospitalario Universitario-Meixoeiro (Vigo), advierten en un trabajo
reciente publicado en ‘Anales de Medicina Interna’ que “se ha demostrado, al menos, que la publicidad del alcohol es un factor moderado de incitación a probarlo
entre los adolescentes”.

Creen, asimismo, que “se evidencian paralelismos muy evidentes entre las estrategias empleadas por las compañías tabaqueras y las alcoholeras. Por ejemplo, al igual que ellas han
promulgado códigos autorregulatorios de publicidad, los cuales han sido sistemáticamente incumplidos. En este sentido, son varias las encuestas que han mostrado la
publicidad encubierta en series televisivas, de éxito principalmente entre adolescentes”.

A través de cualquier medio

Es el caso del nuevo estudio. Tras indagar en la literatura científica sobre el tema e identificar 915 trabajos, los investigadores seleccionaron siete con una
participación de 13.000 personas de 10 a 26 años. “Esta revisión sistemática, financiada por ‘Alcohol and Educational Research Council (AERC)’ es la primera
que analiza los efectos de la publicidad en todos los medios o la colocación del producto en películas, juegos, eventos deportivos o vídeos musicales”,
señalan los autores.

Así, por ejemplo, uno de los estudios, publicado en ‘Pediatrics’, constata que “por cada hora de más que los adolescentes ven la televisión cada día, el
riesgo de inicio en el consumo de alcohol se incrementa un 9% durante los siguientes 18 meses. Un dato que se confirma en otra investigación realizada en EEUU con bebedores y
abstemios. En ella se demuestra que ver más ‘tele’ o vídeos musicales eleva significativamente la cantidad de alcohol consumida por los jóvenes
cuando posteriormente salen con los amigos.

Además, entre los chicos y chicas de 15 a 26 años, por cada anuncio adicional de bebidas alcohólicas que ven, el número de consumiciones se incrementa un 1%.

“Los datos de todos estos trabajos muestran una fuerte evidencia del impacto de la publicidad en la población juvenil que deben conocer a las autoridades”, alude el estudio.

Los autores se preguntan si la revisión realizada tiene peso suficiente como para pensar que la limitación de la publicidad de alcohol pueda tener un
impacto
en el consumo de adolescentes y jóvenes. “No directamente, porque no podemos hacer una norma a partir de los efectos demostrados en estos estudios. En cambio,
hay otras medidas preventivas que potencialmente pueden limitar los problemas de alcohol en los más jóvenes, como reducir la exposición de las botellas en los
mostradores, los programas para formar a los padres o elevar el precio de los envases”, aclaran los científicos de Oxford.

Defienden también que las autoridades revisen sus recomendaciones sobre la publicidad y el marketing de los espirituosos.

PATRICIA MATEY

Related Posts
Leave a reply