Los riesgos de inyectarse el bronceado

 

Newsfood.com International

Una simple búsqueda en Internet sirve para darse cuenta de que, pese a ser una sustancia ilegal, hacerse con unas cuantas dosis de Melanotan no es nada
difícil. Por un módico precio, son muchas las webs que prometen un moreno arrebatador por obra y gracia de este producto inyectable.

Estas empresas sugieren que es la forma más sencilla de broncearse sin sol, que sólo son necesarios unos cuantos pinchazos para conseguirlo y que después
sólo hay que preocuparse de lucir los resultados.

Sin embargo, los expertos alertan de sus riesgos. Un artículo publicado en el último número de la revista ‘British Medical Journal’ (BMJ) muestra que el producto se
asocia con cambios en los lunares de la piel.

Tanto Melanotan I como Melanotan II –las dos versiones del producto disponibles- actúan aumentando los niveles de melanina, el pigmento natural de la piel
que protege de las radiaciones solares.

Las personas que se inyectan esta sustancia obtienen de forma aparentemente sencilla y segura una piel más bronceada, pero la realidad es que el producto no tiene la
aprobación de ningún organismo regulador
, por lo que se desconocen sus riesgos reales.

Precisamente, el trabajo que aparece en ‘BMJ’ describe el caso de dos pacientes que acudieron alarmados a una clínica dermatológica después de descubrir que sus
lunares habían cambiado de forma y color recientemente.

Un origen común

Tras varias pesquisas, los investigadores descubrieron que ambos se habían inyectado varias dosis de Melanotan que habían comprado por Internet.

Al analizar su piel, comprobaron que no se trataba de un proceso maligno; sin embargo, decidieron dar parte de los casos ya que, según sus palabras, el uso de este producto
“puede ser un nuevo factor que complique el diagnóstico de determinadas lesiones de la piel“.

Tal como explican, el incremento en el número de personas que sufren alteraciones en la piel debido a este producto podría confundir a los especialistas que, a priori, no
sabrían identificar las causas. En este sentido, estos autores sugieren que se tenga en cuenta si el paciente luce un bronceado poco propio para su tipo de piel como pista para
detectar el origen de los cambios en sus lunares.

En su trabajo, recuerdan que son varios los estudios clínicos que están analizando de forma regulada los efectos de productos que actúan sobre la producción
de melamina y que, sin embargo, Melanotan es un producto que no ha pasado por estas evaluaciones

“Las agencias reguladoras publicaron recientemente su inquietud sobre los riesgos para la salud de este tipo de productos falsificados, particularmente por los riesgos de
contaminación e infección, incluyendo la transmisión de virus por compartir jeringuillas. Nuestros casos subrayan otra área de preocupación que va
más allá: los cambios en la apariencia de nevus [lunares] melanocíticos preexistentes”.

 

Related Posts
Leave a reply