La ciudad francesa de Burdeos será escenario hoy y mañana de la creación del Consejo Consultivo Regional de las Aguas Occidentales del Sur, una estructura de
concertación para la gestión de la pesca en la UE en una franja del Atlántico que va desde el sur de Bretaña hasta Canarias. La asamblea general de este nuevo
consejo, el octavo creado en la Unión Europea de similares características, reunirá a los miembros franceses, españoles y portugueses, pero también a belgas y
holandeses con intereses en el Golfo de Vizcaya.

Los participantes deberán ponerse de acuerdo sobre sus mecanismos de funcionamiento y sus prioridades para los próximos meses, así como proceder al nombramiento de su
presidente. Algunos de los principales asuntos que deberá abordar el nuevo consejo, teniendo en cuenta las características de su ámbito y las cuestiones más
conflictivas que le afectan, son las pesquerías del bocarte, el langostino y las especies de aguas profundas.

El área de competencia de este órgano afecta a 23.000 pesqueros con una producción de unas 500.000 toneladas de pescado. La sede estará en la ciudad bretona de
Lorient. Se han previsto siete grupos de trabajo sobre las islas periféricas, el Golfo de Vizcaya, el Sector IX (la fachada del Portugal continental), la pesca tradicional, los
pequeños pelágicos, las especies grandes migratorias y las especies de aguas profundas. No se descarta que en la reunión se aborde también la situación de la
anchoa.

La principal misión de los consejos consultivos es hacer recomendaciones a la Comisión Europea para la gestión de los recursos pesqueros, y por ello reúnen a
pescadores profesionales y aficionados, organizaciones ecologistas, y consumidores.

www.consumaseguridad.com